sábado, 6 de abril de 2013


Raquel  y yo estábamos fuera de la casa,era la hora exacta,platicabamos sobre el colegio,cuando se acerca. -Mira allá-.me dice despacio. Inmediatamente mire,era el,era tan bello, tan perfecto, el hombre al que tanto había esperado y hoy por fin seria nuestro reencuentro, después de dos años,sentia tantos nervios que podría desmayarme.
Me miro y una gran sonrisa ilumino su rostro,camine y me detuve frente a él.
-Eres tu-dije tapandome la boca del asombro.
-Si,soy yo,por fin- respondio sonriendo.
Tocando su rostro con las manos sonrei y lo abrace fuertemente. No me soltaba,lo mire fijamente y susurre. -Te amo-. Y lo bese.
El se quedo serio pero no me solto,mientras me abrazaba decía lo difícil de la situación, lo nuestro había terminado hace tiempo,cada quien habia rehecho su vida con otra persona y lo nuestro era solo como amigos y existia mucho cariño entre nosotros por lo que habiamos tenido. Yo no podía,nunca había podido querer a nadie como a el, estaba segura que el era el indicado, mi mundo era el y todo este tiempo había anhelado su regreso.
Baje la cabeza y una lágrima cayo en su brazo mientras el saludaba a Raquel,lo notó y me dijo. -No llores,te quiero-. Acariciando  mi rostro con sus manos y besandome en la mejilla.
 -príncipe-le susurre al oído.
-princesa-.respondio.
Y no pude contenerme,jamás olvidare ese momento.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario