miércoles, 9 de octubre de 2013

Ese día tan nublado
El viento acariciaba su cabello
Sus frías manos tomaban las mias
Su rostro mojado
Me abrazaba con delicadeza
Sus suaves labios me daban ese beso de la infinita oscuridad
Y comenzaba la tormenta.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario