viernes, 11 de julio de 2014

Cada vez que la veía a los ojos me perdía en la ilusión de un día poderle decir que la quería,pero era cobarde,no quería perderla por un tonto sentimiento,no seria capaz de destruir tanto y de poder vivir sin verla venir todos los días a mi y decirme amigo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario