viernes, 12 de septiembre de 2014

Hoy me marcho con el deseo de volver a encontrarte algun día y la intención de saludarte por los buenos momentos que pasamos juntos. Me voy por la misma puerta que un día me viste llegar llena de ilusiones y cargada de amor para darte. Pero esta vez la atravieso con el corazón hecho pedazos, la mente como torbellino y un cargamento de enseñanzas para la vida. Me voy sin más, por diversas razones lo nuestro no podrá continuar. Lo nuestro no da para más. No se trata de que uno de amor y el otro la espalda. Es insoportable sentir ser siempre el que da más. Y notar día a día como esto se desmorona sobre mi sin causar el mínimo efecto en ti. El amor debe ser recíproco, un amor necesita retroalimentación,el amor solo necesita amor. Pero esto de ninguna manera te queda claro. Me voy con los bolsillos vacios de esperanza, quizá trabaje para  obtenerla otra vez.  Voy a la libertad donde ya nada me atara a ti. Me voy a buscar mi paz a otro lugar,que aquí no la encuentro más. Me marcho con la consciencia limpia,no me arrepiento de nada. Te dejo aquí. Me voy con la maleta llena de razones para no volver,pero con ganas de volverte a ver.  Emprendo mi salida de tu vida con tres cosas muy claras. Una, el peor error que se puede cometer en una relación es pensar que ya se tiene asegurado al otro. La segunda, cuando una persona sale de tu vida es porque ya aprendiste todo lo que te iba a enseñar. Y la tercera y última, te amo, te ame con todas las fuerzas que habitaban en mi ser y no me arrepiento de nada de ello. Hasta siempre.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario