viernes, 24 de octubre de 2014

Estar solo era el mismo infierno,un montón de pensamientos venían a mi mente como ráfagas de viento provocando en mi inestabilidad. No importaba cuanto luchara por huir de mi mismo,un día tendría que enfrentarme a mi conciencia y sus reclamos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario