lunes, 25 de mayo de 2015

El la seguía a hacer las cosas aburridas que le gustaban hacer. No importaba lo aburrido que parecieran, de su mano el camino no era igual, en su mirada todo era distinto, y de su  boca no sonaba lo aburrido que era.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario